jueves, 21 de febrero de 2019

EL HOMBRE PLANTA


Las personas somos como las plantas. A veces somos semillas que entierran en lo más profundo. No tenemos luz y nos cuesta la vida misma llegar al exterior. Es como si la mala suerte nos pusiera todo ese peso encima para que no lleguemos a experimentar la sensación de sentir el calor del sol y las caricias del viento.

Mientras hay otras plantas, a las que surgir les es más fácil, porque las enterraron menos profundo. Y cuando tú consigues ser una mierdecilla de tallo que asoma entre la tierra, ellas son las flores más bonitas del lugar.

Pero no podemos dejar de luchar por salir porque, si continuamos, un día llegaremos a ser tan bonitas como cualquier otra flor del jardín. La diferencia será que nuestras raíces serán mucho más fuertes y será más difícil que una tormenta nos eche abajo.

Hay personas a las que la vida nos hace luchar mucho más. Pero eso nos hace más fuertes y nos ayuda a apreciar más aquello que conseguimos. Es cierto que a menudo nos da ganas de tirar la toalla, pero no rendirse, a largo plazo, siempre tiene recompensa.

Solo fracasamos cuando nos rendimos. Nunca te canses de luchar.

miércoles, 20 de febrero de 2019

ECONOMIA MUNDIAL: LA GRAN MENTIRA


En mi incansable búsqueda del “dorado”, acumulo un nuevo fracaso (no se ya los que llevo). Esta vez me he dedicado a invertir en bolsa, con gran éxito en modo simulado y con estrepitoso fracaso en modo real. El factor psicológico cuando te juegas tu dinero es determinante y hace que tomes malas decisiones que te conducen al caos. Pero mi entrada no va sobre esto.

Para poder invertir en bolsa, estudias manuales, cursos oficiales de la bolsa de Madrid, te empapas del mercado e intentas extraer una lógica a los movimientos bursátiles que te permitan predecir tendencias.

Estos 6 meses de estudio e inversión me llevan a una conclusión. Estamos al borde de un caos económico de proporciones bíblicas.

Todos los países del primer mundo tienen que acudir a las famosas subastas de deuda por falta de liquidez. Bancos centrales, fondos de inversión y otros países (igualmente endeudados) son los compradores de esta deuda. Esto quiere decir que, para que, por ejemplo España, consiga liquidez para pagar sus pensiones y los sueldos a los funcionarios, tenemos que vender nuestra deuda a compradores que tienen la misma deuda o más que nosotros. Esta burbuja explotará el día que un país no sea capaz de vender su deuda y la reacción en cadena será brutal.

Por otro lado, la bolsa no se atiene a movimientos lógicos. Esto es debido a que ya no quedan casi “inversores” y abundan los especuladores. Eso explica cómo pueden bajar empresas el día que presentan resultados, cuando estos son un 20% mejor que los del año anterior. O como, empresas como Día, pueden subir presentando unos resultados catastróficos. Detrás hay grandes fondos de inversión, capaces de hundir empresas a voluntad y, por otro lado, las propias empresas y los bancos presionando para que esto no ocurra. Da igual que la empresa tenga potencial, este saneada o infravalorada. Solo importa que tenga el suficiente soporte económico detrás, para poder combatir la especulación.

La economía es una mentira. Una estafa piramidal que nadie quiere destapar porque se llevaría por delante el capitalismo y la propia democracia. 

El sistema necesita un “reseteo” brutal. Y en la historia contemporánea esos “reseteos” tienen un nombre: Guerra.

lunes, 18 de febrero de 2019

BUSCANDO MI MUJER DE ROJO


La Mujer de Rojo (The Woman in Red) es una comedia romántica de los 80, protagonizada por Gene Wilder y la bella Kelly LeBrock.

Yo la ví en el cine cuando tenía 12 o 13 años y quedé perdidamente enamorado de ella, como solo un adolescente esclavo de sus hormonas puede hacerlo. Pero no solo de ella. Me enamoré del personaje, libre y lleno de vida y de una situación en la que un señor de mediana edad, mediocre y triste, podía rozar el cielo de la mano de una verdadera diosa.

Ahora, el hombre de mediana edad soy yo.

Lo que yo daría porque una “mujer de rojo” me sacara de esta rutina que es mi vida y me hiciera sentir vivo de nuevo.

El ser humano suele desear aquello que no tiene. Esto es debido a que, cuando no tienes algo y lo deseas, tiendes a idealizarlo. Así, los que viven en pareja, echan de menos la libertad del soltero y, los solteros, desean sentar la cabeza y crear una vida perfecta con su pareja.

Cierto es que ninguna de las dos opciones es perfecta. Lo bueno sería poder elegir entre ambas, después de conocerlas y vivirlas plenamente.

El personaje de Kelly Lebrock era todo aquello que yo no soy. Era alegre, libre, valiente. Capaz de extraer todo el jugo a la vida. De encontrar esa felicidad, que solo encuentras cuando puedes ser tú mismo.

Sé que los opuestos se atraen. Una mujer así es un imán para los tipos como yo. Grises, tristes y asustados. Esclavos del deber, de lo correcto y de las normas.

Qué bonito sería encontrar a alguien que me diera ese empujoncito necesario para descolocarme y mostrarme, aunque solo fuera por unos días, la vida desde unos ojos llenos de libertad.

Mis ganas están ahí. Tan solo falta la oportunidad y mi propia Kelly LeBrock…

viernes, 15 de febrero de 2019

GENTE TÓXICA



Todos conocemos a alguien que siempre ve el lado malo de las cosas. Que tiene miedo a vivir, a arriesgar. Que te hace ser conformista. Que a conseja no enfrentarse a los problemas, dejar pasar el tiempo para ver si se solucionan solos. Que te anima a no intentarlo, para que no hagas el ridículo. Que no confía en tus posibilidades.

Que te bombardea con frases como: No dejes a tu pareja, porque harás daño a tus hijos. Te quedarás solo. ¿Quién te va a querer a tu edad? Ahora te vas a complicar la vida buscando otro trabajo. Por lo menos cobras todos los meses. Hay gente que está peor que tú. Dejar pasar el tiempo, verás como todo se arregla. Ella te quiere, aunque nunca te lo demuestre. Esa ropa es demasiado llamativa para ti. Déjate de perseguir sueños y mantén los pies en el suelo.

Lo mejor es alejarte de esas personas. Dejar de escucharlas y buscar otros puntos de vista.

Pero a veces es imposible. A veces no puedes huir. Porque, a veces, esa voz…es tu voz interior.

viernes, 5 de octubre de 2018

CLAVES PARA AFRONTAR LOS PROBLEMAS: LA PERSPECTIVA


Me considero una persona infeliz, agobiada por problemas personales y laborales. No me siento reconocido en el trabajo. Mi pareja prácticamente me ignora y me paso el día corriendo para complacer a todo el mundo. Hace años que no soy dueño de mi vida, ni de mi tiempo.
Resumiendo, desde mi perspectiva, mi vida es una puta mierda.

Ahora, vayamos a contarle mis "terribles" problemas a un señor que está viendo como su hija de seis años se muere de cáncer en el hospital Niño Jesús. ¿Qué creéis que me diría? ¿Qué son mis problemas al lado de los suyos?

Aquí es donde entra la perspectiva. Esta vida de mierda de la que tanto me quejo, puede ser maravillosa, vista desde otros ojos. Esto quiere decir que, no son los problemas los que realmente nos agobian, es la perspectiva que tenemos de ellos.

A veces somos nosotros mismos los que nos cerramos las salidas. No queremos escuchar a los demás. No queremos ver otras perspectivas. Buscamos escusas, pero no soluciones.

Siempre debemos recordar que, lo que llamamos “realidad” es solo un punto de vista y, como tal, puede cambiarse.

Si no puedes cambiar tu vida, intenta cambiar tu manera de verla. Porque, cuando uno puede verla sin agobios y con la cabeza fría, es cuando toma las decisiones correctas.

Nunca dejéis de escuchar a los demás, sobre todo a los que os quieren. No os cerréis a que los ojos de otros iluminen vuestro camino. 

miércoles, 3 de octubre de 2018

POLÍTICOS: EL CÁNCER QUE MATA NUESTRA SOCIEDAD


Esta crisis ha hecho que la vida cambie para casi todos. Y digo casi todos porque a los políticos sigue sin afectarles. 

Seguimos teniendo unas administraciones públicas monstruosas, con un excesivo número de funcionarios en unos departamentos y falta de ellos en otros. Un estado de las autonomías que hace aguas por todos los lados y que nació para encajar “territorios históricos” y para acercar la administración al ciudadano.  Pues, aparte de generar desigualdad, para poco más ha servido. Pero seguimos manteniendo decenas de parlamentos autonómicos y multitud de administraciones duplicadas. Además de las televisiones locales, que no sirven para nada. 

Y nadie tiene verdadero interés en abrir este melón. Esta gente hace tiempo que se olvidó que representa a los ciudadanos. Antes existía una izquierda que parecía luchar contra la desigualdad, pero lo que tenemos ahora no sé cómo llamarlo. Seres supremos que exigen pulcritud a los demás, pero se olvidan de sí mismos. 

Tenemos a PODEMOS. Con profesores de universidad mediocres que hacen informes para gobiernos prácticamente dictatoriales por medio millones de dólares. Otros que contratan asistentes personales sin contrato. Vendedores de humildad que se compran mansiones de 600.000 euros. Concejales que, en vez de representar de la ley y el orden, apoyan todo lo contrario.

O al PSOE, que se presenta como adalid contra la corrupción, cuando en Andalucía han sustraído cientos de millones de euros de los EREs y la formación. Que presentan doctorados precocinados, cuando hace unos meses denunciaban esta práctica. Que mantienen ministros que se han aprovechas de ingeniería financiera para pagar menos impuestos, cuando hace unos meses también denunciaban estas prácticas. Que pactan con gente con la que decían que jamás pactarían. Que, en vez de igualdad, están trayendo más deuda pública, más paro y espantando al inversor extranjero.

Estamos solos. Nadie nos representa, ni mira por nuestros intereses. Apenas podemos llamarnos país, cuando nuestros propios habitantes pitan nuestro himno y queman nuestra bandera. Nos manipulan, nos utilizan y nos ponen a los unos contra los otros. Solo nos aportan problemas y crispación. Nada de soluciones.

Ellos, que deberían mirar por nuestro bienestar, están matándonos como sociedad. 

viernes, 28 de septiembre de 2018

CONDENADOS A SER INFELICES


Hace bastante tiempo hablé en este mismo blog de una serie de características innatas que nos hacen ser distintos a cualquier especie. Pues hay una de ellas que es culpable de nuestra incansable búsqueda de la felicidad.


Hay una parte de nosotros que jamás se conforma con nada. Que siempre, independientemente del status que tengas, te hará compararte con los que están mejor que tú. Que te hará mirar con envidia los logros de los que te rodean.

Es esa “envidia” de la que escribía en otro post, la que ha servido de motor de nuestra evolución.

Quien sea (Dios, los hombrecitos verdes, la evolución…) nos grabó esta directiva para que fuéramos una especie sin límites y para que mejorásemos sin descanso…pero esto tiene su lado oscuro.

Emocionalmente, el que siempre estemos buscando una perfección irreal que nunca llegará, nos pasa factura.  Siempre detrás de un mejor trabajo, de tener más dinero, una mejor casa, una relación más perfecta…siempre con esa sensación que nos falta algo.

Y llegaremos al final de nuestros días con la sensación de no haber aprovechado la vida todo lo que deberíamos.

Al final, condenados a disfrutar de la felicidad solo por momentos.

Condenados a nunca tener bastante.

Condenados a ser infelices.